Descansa pero no te rindas

Visto: 5520

Elias en la cueva

“él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.  Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come.Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse. Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y come, porque largo camino te resta.

 Se levantó, pues, y comió y bebió; y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios.” 1 Reyes 19:4-8

 

Elías, el hombre que Dios uso para hacer llover fuego del cielo, estaba agotado,  amenazado y pensado demasiado en si mismo; como resultado le sobrevino una profunda depresión y deseaba a que Dios les quitara la vida.   Sólo horas atrás había sido poderosamente usado por Dios, pero eso ya no importaba, ya no bastaba.

El método de Dios para ayudarle, es aún más interesante que su situación,   lo dejó dormir,  le envío un ángel para le diera una torta,  le diera agua y volviera a conciliar el sueño.

 

Cuando la vida sea difícil, cuando tus responsabilidades te agobien, cuando la gente espere mucho de ti, descansa si te urge, pero no te rindas.  Practica el arte de tomarte minutos de vacaciones, no todos los días lograrás hacer algo relevante, no todos los días tienes que decir algo inteligente ,  no siempre tienes que orar por todos los que vienen a ti, no todos los días   le darás la vuelta a las circunstancias adversas.

No obstante te digo, levántate, largo camino te resta,  y camina hacia tu propio Horeb,  no importa que tu camino parezca sin sentido, repetitivo o doloroso,  la presencia de Dios te espera; finalmente eres de los suyos.

 

Un abrazo y bendiciones

Alejandro Vargas

 

 

Tags: Dios fortalece mi corazon, Alejandro Vargas devocional diario descansar en Dios