Articles Tagged ‘Agua de Vida - Dios fortalece mi corazon,’

Como olivas machacadas

“El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas”  Isaías 40:29

 

 

Hace más de un año sufrí el golpe más duro de mí vida y de la vida de mi familia. La muerte de nuestro amado hijo llegó como un hecho inesperado, un hecho que cambiaría nuestras vidas para siempre. En estas cortas líneas quiero compartir con ustedes algo de lo que Dios me ha estado enseñando en este gran proceso.

Dios es soberano y en medio de su soberanía actúa como Él quiere sin pedir permiso a nadie y muchas veces sin dar explicaciones, por eso es Dios. Este es uno de sus atributos que muchas veces desconocemos.

Descansa pero no te rindas

Elias en la cueva

“él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.  Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come.Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse. Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y come, porque largo camino te resta.

 Se levantó, pues, y comió y bebió; y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios.” 1 Reyes 19:4-8

 

Elías, el hombre que Dios uso para hacer llover fuego del cielo, estaba agotado,  amenazado y pensado demasiado en si mismo; como resultado le sobrevino una profunda depresión y deseaba a que Dios les quitara la vida.   Sólo horas atrás había sido poderosamente usado por Dios, pero eso ya no importaba, ya no bastaba.

El método de Dios para ayudarle, es aún más interesante que su situación,   lo dejó dormir,  le envío un ángel para le diera una torta,  le diera agua y volviera a conciliar el sueño.

Esperanza, Paciencia, Fortaleza

Esperanza contra Esperanza“Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo?Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos.  Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”  Romanos 8:24-26

 

La Biblia  afirma que   somos salvos mediante la fe,   la esperanza a la que se refiere   Romanos 8:24  es al retorno de nuestro Señor   y a la promesa de encontrarnos con Él una vez nuestros días terminen.       El mismo apóstol Pablo escribió :

 

Gozo, Paz y Esperanza

 

“Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo”  Romanos 15:13

 

 

Gozo y pazEl gozo y la paz que vienen de Dios no dependen de las circunstancias,  el gozo que ofrece el mundo es liviano y pasajero y la paz del mundo practicamente es inexistente.

 

Dios derrama su gozo cuando confiamos y caminamos en medio de circunstancias dolorosas y enfrentamos lo que nunca creímos que nos tocaría enfrentar;  Dios nos da su paz  en medio  de olas de intensos problemas y situaciones amenazantes.

La esperanza mantiene viva la fe aun en medio de años de silencio y aparente indiferencia por parte de  Dios.

Toma aliento

Toma aliento

 

“Esforzaos todos vosotros, los que esperáis en Jehová, y tome aliento vuestro corazón.” Salmos 31:24

 

 

 

Tarde que temprano,  todos necesitamos una palabra de ánimo y aliento;  no importa cuán fuerte, dedicado,  profundo en su vida espiritual sea usted,  en algún momento  sus fuerzas pueden llegar a decaer y su esperanza a nublarse.

El Espíritu Santo me motivo en esta mañana a escribirle que:  Dios tiene su vida en sus manos, que aún sus derrotas y sus pérdidas son  valiosas para Dios.    No escuche las voces que le dicen que Dios no es fiel, que es indolente, que da lo mismo hacer su voluntad que deslizarse tras el pecado y la rebeldía.

Su presente es muy importante para los planes de Dios,   sus lágrimas, su fe y los tiempos de espera no serán echados en saco roto; si la alegría se ha marchado de su rostro  quiero que tome ánimo en el Señor, descanse en sus fuerzas.