Sanidad en Jesucristo

Visto: 9723

cruz  La  declaración de  independencia  más grande que  se le ha dado al ser humano se encuentra en la Palabra de Dios.Jesucristo segundos antes de morir en la cruz declaró: “Consumado es” (Juan 19:30) Esto significa que la obra para la cual  Él había sido enviado, estaba totalmente terminada; esta obra incluye;  salvación,  redención, perdón de pecados, sanidad, liberación.               

 

EL PRECIO DE SU SANIDAD YA FUE CANCELADO

 

 “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.”  Isaías 53:4 Este poderoso versículo  encierra una gran verdad.     Jesús ya  proveyó todo lo necesario para que nosotros  recibiésemos sanidad. El pasaje afirma: “Llevó, nuestras enfermedades,  sufrió  nuestras dolencias” Observe que es tiempo pasado,  algo que ya sucedió, algo que ya esta hecho, algo que ya ha sido provisto. “Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados”1 Pedro 2:24  El Nuevo Testamento reafirma  la verdad expuesta en Isaías, Jesucristo cargo con  nuestros pecados  y con nuestra  enfermedad en la cruz.  

FORMAS EN LAS QUE DIOS SANA

 

 Hace algún tiempo leí un artículo de un evangelista de este tiempo  donde afirmaba  que en la época en que Jesús desarrolló su  ministerio las personas  aceptaban  y reconocían su poder para sanar pero no podían  aceptar su  poder y autoridad para perdonar pecados,  en la actualidad en algunos círculos  pasa lo contrario  se acepta  y reconoce  la autoridad de Cristo para perdonar pecados pero se cuestiona su poder o interés en sanar. A continuación cito  ejemplos de algunas formas en las que Dios ha sanado y sigue sanando. 

Por su palabra

 

 isaias“Envió su palabra, y los sanó, Y los libró de su ruina” Salmos 107:20 La palabra de Dios produce salud,  este pasaje nos dice que  cuando Dios envía su palabra trae sanidad, bendición y prosperidad a una vida. Mateo 8:5-9. Nos relata que un centurión vino en busca de Jesús  debido  a que su criado estaba gravemente enfermo. El Señor se dispuso a ir  y este hombre  expresó una poderosa declaración “no soy digno que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará”  

Imposición de manos

 

 “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;  tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”  Marcos 16:17-18  Este pasaje presenta una serie de promesas  que siguen teniendo vigencia en el siglo XXI, difiero de algunas personas que sostienen que dicha promesa  es solo para ciertos creyentes  y de aquellos que  sostienen  que esas palabras solo tenían vigencia para los cristianos del primer siglo mientras se terminaba de escribir  las epístolas que conforman en canon bíblico. La escritura afirma que  Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por lo siglos. Él no ha cambiado somos nosotros, su pueblo,  los que debemos alinearnos a su plan y a  sus propósitos. Algunos ejemplos bíblicos de la sanidad a través de la imposición de manos  son citados a continuación 

  1. “Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció” Mateo 8:3
  2. “Al ponerse el sol, todos los que tenían enfermos de diversas enfermedades los traían a él; y él, poniendo las manos sobre cada uno de ellos, los sanaba” Lucas 4:40.

 Echando Fuera demonios

 

 La primera claridad que debe hacerse en este aspecto es que no todas las enfermedades son producidas por demonios ni todos lo demonios producen enfermedades. “Al día siguiente, cuando descendieron del monte, una gran multitud les salió al encuentro.  Y he aquí, un hombre de la multitud clamó diciendo: Maestro, te ruego que veas a mi hijo, pues es el único que tengo;  y sucede que un espíritu le toma, y de repente da voces, y le sacude con violencia, y le hace echar espuma, y estropeándole, a duras penas se aparta de él.  Y rogué a tus discípulos que le echasen fuera, y no pudieron. Respondiendo Jesús, dijo: !Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros, y os he de soportar? Trae acá a tu hijo.  Y mientras se acercaba el muchacho, el demonio le derribó y le sacudió con violencia; pero Jesús reprendió al espíritu inmundo, y sanó al muchacho, y se lo devolvió a su padre. Y todos se admiraban de la grandeza de Dios” Lucas .37-43.

En este pasaje los síntomas de enfermedad y opresión demoniaca desaparecen de forma inmediata cuando nuestro Señor reprende al espíritu inmundo que oprimía al joven. 

Su Presencia

 

 presenciaLa presencia de Dios trae vida, trae salud trae gozo. 

  • Lucas 6:17-19. Nos relata que la gente procuraba tocar a Cristo porque poder sale de Él.
  • Hechos 5:14-16.  La presencia de Dios reposaba sobre la vida de Pedro, por eso sacaban enfermos a las calles para que al pasar al menos su sombra les tocase
  • Hechos 19:11. Lo mismo ocurría en la vida de Pablo, poder salía de él debido a la presencia de Dios que acompañaba su vida y ministerio.

 

EL PECADO PUEDE SER UNA CAUSA DE ENFERMEDAD

 

 “Él es quien perdona todas tus iniquidades,    el que sana todas tus dolencias” Salmos 103:3 El orden de este pasaje de la escritura no es casualidad.  En algunas ocasiones antes que una persona reciba sanidad debe experimentar el perdón de los pecados. 

Lucas 5: 18-26. Es uno de los pasajes más emocionantes de los evangelios; unos  hombres de fe llevan un  paralítico a los pies de Jesús.Lucas 5:20  relata que Jesús lo mira y  le otorga el perdón de sus pecados; los fariseos comienzan a cavilar y se indignan diciendo quien es este que dice tener poder para perdonar pecados-

En Lucas 5:23-25 la escritura afirma que  Jesús los desafía y al frente de ellos da una palabra, una orden y el hombre es restablecido. Este pasaje tiene una gran cantidad de enseñanzas pero la que busco resaltar en este momento  es que en algunas ocasiones se necesita experimentar el perdón de los pecados para poder experimentar sanidad. 

¿Quiere esto decir que toda persona que está enferma es porque está en pecado? La respuesta es no. El evangelio de  Juan en el capítulo 9 versos 1 al 3  relata que Jesús encuentra en el camino a un hombre ciego de nacimiento; inmediatamente los discípulos preguntan si fue el pecado de este hombre o el de sus padres el que lo llevo a dicha condición; el Señor responde ni este ni sus padres; es una oportunidad para que Dios sea glorificado.   

SI HA RECIBIDO SANIDAD ALÉJESE DEL PECADO  

 

“Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor” Juan 5:14 

caminosSi Dios ha perdonado sus pecados, le ha liberado y le ha sanado es necesario que usted rompa definitivamente con el pecado.  Cuide lo que ha recibido.  Hace algunos años estaba predicando en un servicio evangelístico  y  después de hacer el llamado a las personas para que aceptaran a Cristo  oramos por aquellos que estaban enfermos.  Una mujer fue llevada a la plataforma con la ayuda de una silla de ruedas, padecía un cáncer terminal, el  poder del Señor descendió sobre esta mujer sanándole de forma completa y total. Dos años adelante ella visitó la iglesia en la cual me congregó y estaba prácticamente irreconocible, se veía joven, llena de vida, su cabello, su rostro, su aspecto había mejorado considerablemente, era otra persona.   Tres años más  pasaron y me enteré que ella se había apartado del Señor y se había ido a vivir con un hombre casado, tiempo  después la llevaron a la congregación,  estaba enferma,  su salud se había deteriorado fuertemente,  esa noche ella se  reconcilió con el Señor pero en el momento que oré nuevamente por sanidad, en ese momento parecía como si el poder del Señor descendiera sobre ella y rebotara, nada sucedió, Jesús dijo no en esa segunda ocasión y esta mujer murió algunos días después.    

El  milagro más grande que existe es el nuevo nacimiento, esto es incuestionable, no obstante estoy convencido que Dios sigue interesado en sanar como una demostración de su poder, su misericordia, para glorificar a su Hijo   y para atraer a otros en pos de Él. Si te encuentras en enfermedad ora conmigo en este momento

 “Señor, gracias porque eres el mismo ayer, hoy y siempre, gracias porque tu  llevaste en la cruz del calvario mis enfermedades,  te pido que sanes toda dolencia sobre mi cuerpo, te entrego todo yugo de enfermedad y te pido que obres en este momento. Prometo darte toda la gloria, prometo vivir para ti  y contar a otros lo que tú has hecho por mí. Amén.”

 

José Alejandro Vargas

Ministerio Agua de Vida 

Si deseas que otra persona lea este artículo  utiliza la opción enviar a un amigo, solamente debes dar clic en el sobre que se encuentra en la parte superior derecha de esta página.

 

web tracking

Increase your website traffic with Attracta.com

Tags: Alejandro Vargas dones espirituales poder de Cristo sanidad en Cristo